Contenido principal

Del Mar a mi Mesa

Imprimir

Chile busca elevar en un 50% el consumo per cápita de productos del mar hacia el 2027

Al menos 7 kilos más deberá consumir cada chileno. Esta es la meta del Plan Estratégico Nacional liderado por la Subpesca, el cual cuenta con un amplio apoyo de los sectores público y privado.

Publicado: 19-jul-2017

A pesar de superar los 4.000 kilómetros de costa y 160 especies marítimas disponibles, Chile tiene un bajo consumo per cápita de productos del mar, con apenas 13 kilos al año por persona. Cifra inferior al promedio mundial de 20 kilos, según expertos en nutrición y estudios de la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés). El Plan Estratégico Nacional “Del Mar a Mi Mesa”, liderado por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) y en el cual participan más de 40 entidades público-privadas, espera elevar, en el plazo de diez años, en un 50% el consumo nacional de productos del mar, aumentando en 7 kilos el consumo individual de pescados, algas, mariscos y crustáceos.

A fines del pasado mes de junio, se desarrolló la primera Mesa Ampliada del Plan, instancia que contó con la participación y apoyo de más de 40 organizaciones de los sectores público y privado, entre estas Fundación Chile; el Ministerio de Educación a través de Junaeb; el Ministerio de Economía a través de la misma Subpesca; Sernapesca y Corfo; el Ministerio de Salud, así como: Sonapesca, Condepp, Conapach, SalmonChile, Aramark, Cencosud, Achipia, entre otros.

En este contexto, el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Pablo Berazaluce, expresó: “Como Gobierno nos enorgullece que esta iniciativa esté siendo elaborada bajo un esquema participativo e inclusivo, donde no solo participan instituciones gubernamentales, sino también organizaciones y empresas del mundo privado.

La máxima autoridad de la pesca y acuicultura en Chile, agregó: “Cada integrante que participa en la elaboración de este plan aporta su visión, define su rol; generando, de esta manera, diálogos y consensos que van a posibilitar la adopción de distintas acciones que van a tener un objetivo común: Promover el consumo de productos del mar en todo Chile”.

El consumo actual de productos del mar en Chile promedia 13 kilos al año, cifra menor en comparación a la realidad de otros países como España y Perú. A pesar de que Chile figura en los rankings internacionales con el octavo lugar en toneladas pesqueras desembarcadas y sexto exportador mundial, el consumo interno es preocupantemente bajo, a pesar de los beneficios nutricionales que tienen los productos del mar y de ser aliados para prevenir Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT) como la obesidad, la hipertensión y la diabetes.

Entre las razones que propiciaron la creación de este plan estratégico, figura el aumento de los índices de obesidad, el crecimiento poblacional y la necesidad de alimentación, la disminución de tierras aptas para el cultivo y la disposición de un extenso territorio marítimo con alto potencial. Actualmente, países que han sido exitosos en aumentar el consumo de pescado son España, que sobrepasa los 40 kilos per cápita al año; y Perú, que supera los 20. La meta chilena es alcanzar al menos, los 20 kilos por persona hacia el año 2027.

Subpesca ha destacado la importancia de considerar la gestión de los recursos naturales, garantizando la sostenibilidad en términos económicos, sociales y ambientales. En este sentido, Fundación Chile como aliado de la iniciativa y estrategia, asegura que nuestro país tiene un gran potencial para promover fuertemente la innovación y el emprendimiento bajo el alero de la industria de los recursos marinos.

“En Fundación Chile buscamos impulsar y ser parte de la creación de un nuevo ecosistema en torno al aumento del consumo de pescados, mariscos y algas gracias a este Programa; de manera de contribuir a la sofisticación del sector en un esfuerzo colaborativo entre el mundo público y privado”, destacó Andrés Barros, gerente de Alimentos & Acuicultura de Fundación Chile.

“Una estrategia exitosa debe comprometer recursos y esfuerzos por lograr un cambio cultural hacia el consumo de productos del mar, promoviendo un mercado más competitivo para asegurar el acceso de toda la población a los recursos y la mantención en el tiempo de un programa de promoción de consumo”, finalizó Andrés Barros.