Contenido principal

Noticias

imagen foto_portada.jpg

Buque Científico Abate Molina cumple un cuarto de siglo dedicado a la investigación

Publicado: 03-mar-2016

En los 25 años de vida útil esta plataforma de investigación propiedad de Subpesca y entregado en convenio de uso al Ifop ha trabajado desde Arica hasta Punta Arenas, navegando 707.500 millas náuticas, con un promedio anual de 28.300.

Valparaíso: Es considerado los ojos y oídos de Chile en el mar, su función estratégica es entregar las bases científicas y técnicas para realizar los estudios conducentes a adoptar las medidas de regulación tendientes a permitir la sustentabilidad de los recursos marinos, ya que producto de sus estudios se establece la condición de las especies en términos de biomasa y condiciones biológicas, al tiempo que se logra conocimiento objetivo de los ecosistemas donde se desarrollan la pesca y la acuicultura. 
 
Llegó a Chile el 3 de marzo de 1991, fue diseñado conjuntamente por técnicos japoneses y chilenos, y construido en los astilleros MIHO de Japón. Lleva el nombre del sacerdote jesuita Juan Ignacio Molina y González (1740-1820), considerado el primer científico chileno cuya obra alcanzó notable reconocimiento en la comunidad científica de la época y hasta nuestros días.
 
En los 25 años de vida útil esta plataforma de investigación, propiedad de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura y entregado en convenio de uso al Instituto de Fomento Pesquero, ha trabajado en el sistema de la corriente de Humboldt y en el sistema estuarino de fiordos y canales australes, abarcando desde Arica hasta Punta Arenas y navegado 707.500 millas náuticas, con un promedio anual de 28.300.
 
Raúl Súnico, Subsecretario de Pesca y Acuicultura, se refirió a su importancia: "El Abate Molina ha sido durante los últimos años el pilar de la investigación pesquera nacional. Esta nave se encuentra plenamente operativa, lo que es resultado de un riguroso plan de mantención y mejoras que ha permitido mantener sus capacidades en el tiempo. Sin duda, el desarrollo de la pesca en nuestro país ha estado de la mano del aporte que hace el Abate Molina y los profesionales del más alto nivel que se embarcan en él con el objetivo de entregarnos información valiosa y así tomar decisiones para su administración y futuro sustentable".
 
Leonardo Núñez, Director Ejecutivo de Ifop explicó "el Abate realiza entre ocho y diez cruceros de investigación científica al año, navega entre 230 y 270 días por año,  la información que genera es analizada por profesionales y técnicos del Instituto de Fomento Pesquero, es la base científica que utiliza la Subsecretaría de Pesca yAcuicultura".
 
Entre sus características técnicas se puede mencionar que posee 43,6 metros de eslora, un motor de 1400 caballos de fuerza, velocidad de hasta 13 nudos lo que le permite una autonomía de navegación de 8 mil millas náuticas. Está equipado con tecnología de última generación en detección acústica submarina con ecosondas científicas y de navegación, sonar omnidireccional, equipos de navegación y comunicaciones satelitales. Sus equipos oceanográficos están compuestos por CTDO, botellas oceanográficas, roseta y redes de muestreo de plancton. Sus equipamientos de cubierta le permiten obtener muestras de agua hasta más de 1.500 metros. Posee artes de pesca de muestreo para realizar faenas con  peces demersales como merluzas o pelágicos como jureles, anchovetas y sardinas.Su dotación la componen 14 tripulantes y16 científicos.
 
Recientemente el Abate Molina fue sometido a un profundo proceso de actualización y alargamiento de vida útil lo que permite contar con esta plataforma operativa por al menos diez años más, habiéndose renovado sus maquinarias de propulsión y generadores, equipamiento de navegación, comunicación e instrumentos científicos, además de adecuaciones estructurales para mejorar su habitabilidad.
 
El Poseer plataformas de esta naturaleza es clave para países que son líderes a escala global en pesca y acuicultura. Chile en este sentido, está incluido entre los países que aportan una mayor proporción de proteínas de origen marino a las demandas existentes a nivel global.