Contenido principal

Noticias históricas

imagen foto_portada.jpg

Autoridades pesqueras llaman a prevenir propagación del Didymo en aguas de la región de Magallanes

Publicado: 18-feb-2016

Ante detección de la microalga en el lago Blanco formularon un llamado a la comunidad en general a utilizar los 39 puntos estratégicos de desinfección que existen en la región y a adoptar medidas para prevenir su dispersión, como: remover, lavar y secar calzado, vestimenta, aparejos de pesca y vehículos.

Punta Arenas. El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura y Cequa, quien ejecuta el Programa Didymo Magallanes de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, detectaron la presencia de la microalga invasiva en el lago Blanco, en Tierra del Fuego.

El Didymo fue detectado en el lago cuando ya se había descubierto en el río Blanco y Grande, en la misma localidad, el año 2013. El lago Blanco se encuentra inserto en el área de plaga definida por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura y si bien su hallazgo preocupa a las autoridades del sector, no se trata de una nueva área de proliferación.

Llamado a cuidar los cuerpos de agua libres de Didymo

Sernapesca cuenta con cuatro estaciones de desinfección en el mismo lago Blanco y 39 en toda la región de Magallanes, por lo que el llamado es a los pescadores recreativos y comunidad en general, a que utilicen los puntos de desinfección para evitar la proliferación de la microalga a otros cuerpos de agua.

"Somos conscientes de la importancia de los esfuerzos que hacemos desde la Subsecretaría de Pesca, desde Sernapesca, desde el Cequa, pero también sabemos que la manera más efectiva para evitar que la microalga siga multiplicándose en otros ríos y lagos, es desinfectando los artefactos, vestuario y calzado que tengan contacto con los cuerpos de agua. Es responsabilidad de todos quienes ocupamos los ríos y lagos, remover, lavar y secar los implementos que tengan contacto con ellos", comentó Gonzalo Rubilar, Director Zonal de Pesca y Acuicultura Magallanes.

Hay que recordar que las medidas para evitar su propagación es remover, lavar y secar los artefactos de pesca, incluida la ropa con la que se practica este deporte, así como también botes o kayak utilizados alrededor de aguas continentales.

Funcionarios de Sernapesca, encargados de realizar constantes monitoreos para fortalecer las labores de bioseguridad en los cuerpos de agua, fueron los primeros en detectar que el lago Blanco ya no estaba libre de Didymo. El Director Regional de la institución, Manuel Díaz, comentó que "nosotros como Servicio estamos efectuando todas las medidas de prevención. Debemos generar una gran difusión entre los turistas que ingresan por Argentina y entre los propios magallánicos con el fin de que cumplan las medidas establecidas para contener la plaga del Didymo en la región"

Primer lago chileno con Didymo

Este hallazgo es el primero en un lago chileno y el segundo en Sudamérica. En Chile se detectó la presencia de la microalga en 2010, en el río Futaleufú. A partir de ese momento, tanto la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura como el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura han invertido esfuerzos y recursos en prospecciones y monitoreos de la plaga.

En 2013 la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura declaró un polígono de contención en los sectores afectados por Didymo en Tierra del Fuego, donde se incluyó al lago Blanco. Luego, en julio del mismo año, se declaró área de plaga a un territorio mayor del afectado, para ejecutar todas las medidas que eviten que la microalga afecte nuevos sectores.

imagen imagen_1.jpg

Fundación Cequa, quien ejecuta el programa Didymo Magallanes de la Subsecretaría de Pesca, financiado por el Gobierno Regional, que busca identificar y pesquisar de manera oportuna la presencia o ausencia de Didymo en la región, confirmó luego de un acucioso trabajo de campo y laboratorio, que el alga ya había afectado al lago Blanco. "Luego de analizadas las muestras obtenidas por Sernapesca, en un trabajo colaborativo que hemos venido realizando este último tiempo, profesionales del programa se movilizaron hasta la localidad para obtener muestras y parámetros fisicoquímicos y biológicos, asociados al hábitat del Didymo, verificando por segunda instancia la presencia de Didymosphenia geminata en este cuerpo de agua", comentó Máximo Frangópulos, Director del Proyecto Didymo Magallanes.

Hay que recordar que el Didymo no tiene impacto sobre la salud de las personas, sin embargo afecta el ecosistema, teniendo implicancias ecológicas, estéticas, económicas y sociales.