Contenido principal

Noticias

Pescadores de caleta San Pedro cuentan ahora con planta para sacar la arena de sus machas

De la mano de la innovación y del apoyo del Estado, quienes integran ese asentamiento componen hoy una cooperativa que distribuye productos elaborados y que se ha convertido en un ejemplo para el sector artesanal, en materia de agregación de valor y diversificación productiva.

Publicado: 02-may-2019

Los pescadores de la caleta San Pedro, de La Serena, contarán ahora con una planta desarenadora para limpiar mejor las machas que producen y que una cadena de supermercados distribuye a lo largo del país.

La planta, materializada con el apoyo del Fondo de Administración Pesquero (FAP) de Subpesca, consiste básicamente en un sistema de bombas que succionan agua de mar y la depositan en unas piscinas. Allí, a través de un proceso natural, las machas van perdiendo la arena que tienen en su interior. De esta manera, los integrantes de la Cooperativa de Pescadores San Pedro podrán seguir potenciando sus faenas productivas con miras hacia el futuro.

La caleta San Pedro es un asentamiento en el que históricamente los pescadores extrajeron machas a través de una técnica ancestral llamada "taloneo", vale decir usando los pies.

De la mano de la innovación y el apoyo del Estado hoy integran una cooperativa que distribuye machas elaboradas y que se ha convertido en un ejemplo para el sector artesanal, en materia de agregación de valor y diversificación productiva, dos de los objetivos que persigue la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, y el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera.

"Nos esforzamos muchísimo, golpeamos muchas puertas y hoy estamos recogiendo los frutos. Estamos muy orgullosos", destacó el presidente de la Cooperativa San Pedro, de La Serena, Franklin Zepeda.

A lo largo de los años, la caleta ha ido desarrollándose en buena medida a partir de recursos provenientes de fondos públicos. En las instalaciones, aparte de las machas, se procesan -con altos estándares- otros recursos que producen los pescadores de este asentamiento. Por ejemplo actualmente la cooperativa entrega sus productos congelados al retail, restoranes y otros clientes, tanto en Coquimbo como en otras regiones.

Esta nueva planta desarenadora para machas implicó una inversión de recursos fiscales por $30 millones a través del FAP y de Fosis.