Contenido principal

Noticias

Concurso “Embárcate: desafío lobos marinos” extiende plazo de postulación

La iniciativa contempla una inversión del Fondo de Administración Pesquero (FAP) de casi $80 millones y su objetivo es mitigar los problemas causados por el mamífero al sector pesquero artesanal.

Publicado: 31-ene-2019

Hasta el próximo 23 de febrero, se recibirán los proyectos que postulen al concurso "Embárcate: desafío lobos marinos". El certamen es una de las iniciativas concebidas por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) para enfrentar las complicaciones derivadas de la interacción cotidiana entre los pescadores y el mamífero

La iniciativa contempla una inversión cercana a los $80 millones provenientes del Fondo de Administración Pesquero (FAP). En el concurso participan también, de manera activa, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) y Colab UC (de la Pontificia Universidad Católica de Chile).

El certamen considera tres categorías: "interacción en las caletas", embarcaciones de hasta 12 metros y embarcaciones cuyas medidas fluctúan entre los 12 y 18 metros.

Desde la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura realizan un llamado al sector para que postulen sus proyectos al concurso, indicando que las ideas que obtengan el primer lugar en cada categoría contarán con un financiamiento individual de $20 millones para ser materializadas ($60 millones en total).

A su vez, desde la entidad, se precisó que en cada categoría habrá galardones individuales para reconocer a los autores de las mejores propuestas. Así, los primeros, segundos y terceros lugares recibirán $3 millones, $2 millones y $1 millón, respectivamente.

Estos últimos recursos podrán destinarse únicamente a la adquisición de equipos de seguridad, vestuario de trabajo y otros elementos similares que permitan a los pescadores desarrollar sus labores de mejor manera.

En Chile hay unos 200 mil lobos que generan dificultades cotidianas al sector artesanal. Los pescadores reportan periódicamente casos de ejemplares que se alimentan de sus capturas, estropean redes e, incluso, hunden sus embarcaciones.