Las tortugas marinas están protegidas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas para Flora y Fauna Silvestres, CITES.