Contenido principal

Noticias

imagen imagen_portada.jpg

Biobío: Positiva participación de dirigentes y algueros en talleres de validación de encuestas del programa de repoblamiento de algas

Publicado: 02-oct-2017

En las comunas de Lebu y Arauco se realizaron los dos talleres de validación de los resultados del sondeo realizado en el contexto de la caracterización de la actividad extractiva.

Actividad que se enmarca dentro del programa de repoblamiento, manejo y cultivo de algas que se desarrolla en la provincia de Arauco, como esfuerzo conjunto entre la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) junto al Programa Zona de Rezago, ésta es una mirada preliminar basada en las encuestas y entrevistas a algueros y dirigentes de las Organizaciones de Pescadores Artesanales (OPA) de la provincia de Arauco.

Cabe mencionar, que son más de 70 encuestas que se han aplicado con la participación y colaboración de dirigentes y algueros.

Este programa inédito en el país, se desarrolla en área de libre acceso y áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos (Amerb) de los sectores que van desde Laraquete (comuna de Arauco) hasta la comuna de Tirúa; se incluye isla Mocha (comuna de Lebu). En estos encuentros participaron algueros y dirigentes de las caletas de Tubul, El Piure, Rumena, Punta Lavapie, Yani, Quidico, Quiapo, Morhuilla, Lebu, Chimpe, Millongue, comunidad indígena sector Curaco y Villarrica, quienes activamente realizaron sus recomendaciones al estudio realizado en terreno.

El presidente del sindicato Los Piures, Hugo Sáez dijo que “este tipo de actividades es bueno realizarlas porque nosotros podemos expresar nuestras necesidades y saber que ustedes están preocupados por la extracción de algas con estos nuevos proyectos para aprovechar los recursos que hay, para que salgamos adelante como caleta y agrupación”.

En tanto, el director zonal de pesca y acuicultura Ñuble y Biobío, Javier Valencia, expresó que “es de gran relevancia para nuestra gestión contar con la participación activa y comprometida no sólo de los dirigentes sino de los algueros quienes se ven beneficiados con este programa inédito en nuestro país, que busca mejorar la calidad de vida, fomentar el emprendimiento y la innovación de los recolectores que desarrollan esta actividad dándole valor agregado a las algas, así ellos serán los protagonistas de este programa que aúna los esfuerzos de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, Fondo de Administración Pesquera (Fap), el Gobierno Regional junto a la medida presidencial Zona de Rezago”.

Estos resultados socializados con agrupaciones de las caletas sirve para consensuar conceptos y recibir recomendaciones para así mejorar los resultados obtenido, trabajo que está dentro de un enfoque participativo que ayudará a establecer de manera conjunta dónde se realizará la próxima etapa que corresponde al monitoreo de la pesquería.

Entre los resultados obtenidos encontramos los siguientes:

  1. Desembarque de algas pardas es mayor al de algas rojas; éste se concentra en los sectores de Tubul y Millongue. En isla Mocha se desembarcan mayoritariamente algas rojas.
  2. Se reconocen 9 especies de algas 6 rojas y 3 pardas, las cuales se extraen con fines comerciales. Luga paño, luga cuchara, luga luga, chicoria, pelillo, luche, cochayuyo, huiro negro y huiro palo.
  3. Las algas rojas luga paño y luga cuchara; y de las algas pardas el cochayuyo son las especies que mayormente se extraen con fines comerciales.
  4. Dentro de las artes de pesca para la extracción de las algas rojas es frecuente usar cuchillo y las manos y las algas se extraen con barreta, echona y el cuchillo recto.

El programa de repoblamiento, manejo y cultivo de algas tendrá una duración de tres años e invertirá más de 1.300 millones de pesos en diversas áreas- capacitación, giras tecnológicas, seguimientos de las áreas de manejo (por 2 años consecutivos), repoblamiento de algas según características y condiciones- lo que significa un salto cualitativo en el desarrollo de la actividad extractiva de este recurso, ya que se persigue darle valor agregado al recurso y así mejorar la calidad de vida tanto de los algueros como de sus familias.