Contenido principal

Noticias

imagen imagen_portada.jpg

Pescadores de Lebu innovan con novedoso proyecto para reducir captura incidental de mamíferos marinos

Publicado: 02-jun-2017

Asociación Gremial de Armadores Pesqueros adquirió mediante autogestión la primera partida de alarmas acústicas subacuáticas (pingers) para las redes de enmalle de 23 embarcaciones que utilizan este tipo de artes la captura del recurso albacora o pez espada. El objetivo de estos aparatos es minimizar la captura no intencionada de mamíferos marinos (Ballenas, cachalotes, delfines). La organización pretende implementar a las 50 embarcaciones de su flota con estos modernos dispositivos.

Lebu, 30 de mayo de 2017.- Una iniciativa pionera para la reducción de la pesca incidental en nuestro país es la que se encuentra desarrollando la Asociación Gremial de Armadores de Lebu. Se trata de la instalación de alarmas acústicas subacuáticas (pingers) en las redes de enmalle en 23 embarcaciones de su flota albacorera.

El objetivo principal de este proyecto es minimizar la captura accidental en las redes de diversas especies de mamíferos marinos, como delfines, cachalotes y ballenas, que no perciben la presencia de este tipo de aparejo en sus desplazamientos y finalmente quedan atrapadas al interior de los mismos, sucumbiendo ahogadas.

La marcha blanca de esta moderna iniciativa se concretó en el puerto de Lebu, en donde dirigentes y socios de la Asociación Gremial procedieron a exhibir estos modernos dispositivos a la comunidad, actividad a la cual asistió el director zonal de Pesca y Acuicultura de la Región del Biobío, Javier Valencia, así como biólogos y asesores encargados de instruir al organismo en este importante proyecto.

Valencia indicó que los ecosistemas marinos están formados por una compleja interrelación entre las diversas especies que los integran y que interactúan de forma constante, por lo que valoró la decisión de la Asociación Gremial de incorporar la tecnología para el control de impactos colaterales negativos en las faenas extractivas.

“Hay que destacar la capacidad de autogestión y trabajo asociativo que ha desarrollado esta agrupación, quienes a través de esta medida mejorarán sin duda las condiciones de trabajo de los albacoreros, pero además evidencia una valorización de la sustentabilidad y el cuidado de los recursos y su entorno, lo cual puede complementarse a través de las diversas líneas de intervención con las que contamos. La idea es apoyarlos y motivarlos”, precisó el representante zonal de Subpesca.

Por su parte, Sergio Maldonado, vocero y asesor de la Asociación Gremial de Armadores, señaló que la flota albacorera (pez espada) local cuenta con 50 embarcaciones, las cuales se desplazan a áreas de captura oceánicas en donde existe una importante presencia de mamíferos marinos, como es el caso del norte de Chile y la Isla Juan Fernández, por lo que como organización asumieron el compromiso de apuntar hacia un tipo de pesca sostenible.

“Tomamos el desafío de ser pioneros en Chile en adoptar esta medida. Queremos mejorar la producción pero siendo compatible con el ecosistema. Es por ello que en un principio importamos 200 pingers. Cada lancha ocupara del orden de 6 o 7 dispositivos, por lo que partiremos con 23 a 25 lanchas en una primera instancia, cantidad que queremos incrementar en un corto plazo ya que pretendemos dotar a toda nuestra flota con estos dispositivos”, aclaró.

Maldonado explicó que se trata de un proyecto de inversión asumido por los propios pescadores y destacó la importancia que tiene también desde el punto de vista económico, toda vez que algunos mercados internacionales están adoptando exigencias a los productos, desde el punto de vista del cuidado al medio ambiente.

“Nuestros socios han tomado una conciencia real de lo que significa el trabajar en la actividad pesquera y evitar al máximo el daño posible que pudiera existir a aves y mamíferos. Nosotros tenemos una imagen país que debemos cuidar, nuestros productos son de exportación y debemos dar señales claras que estamos protegiendo nuestros recursos y nuestro medio ambiente”, subrayó.

Cabe destacar que los pingers o alarmas acústicas son dispositivos de no más de 15 cm de largo, los que al entrar en contacto con el agua emiten señales de ultra sonido en una frecuencia predeterminada, la que son captadas en un radio de 100 metros por los mamíferos marinos, advirtiéndoles de la presencia de estos artes de pesca, con lo que pueden cambiar su rumbo y de este modo evitarlas.

Al respecto, Miguel Donoso, investigador y biólogo marino que también asesora al organismo lebulense, destacó la importancia que tiene el uso de estos dispositivos en las faenas de pesca, toda vez que permiten mitigar impactos negativos de las capturas y contribuir sustantivamente al cuidado del ecosistema.

“La finalidad de estos pingers no es otra que espantar a especies como delfines y tortugas. Una vez instalados en las redes, funcionan en base al ultrasonido y poseen un periodo de duración cercano a los dos años”, señaló el científico.

Donoso precisó que existen varios tipos de pingers, los cuales se definen de acuerdo a la especie o grupo de especies que se pretende proteger. Así es como en el caso de los delfines, estos aparatos emiten señales de ultrasonido a una frecuencia de 70 kilohertz y 145 dB cada 4 segundos y por 300 milisegundos, fácilmente detectables para estos mamíferos; ante la advertencia del pinger pueden incluso activar su propio sentido de ecolocación y percibir la red en su ruta.

Adicionalmente, Donoso señaló que los pingers incorporan una luz de tipo Led para informar al pescador del estado de la batería, lo cual permite una interacción mucho más amigable con el medio ambiente, ya que no utiliza componentes lumínicos químicos.