Contenido principal

Noticias

imagen imagen_portada.jpg

Subpesca y Fao trabajarán con cuatro caletas pesqueras en proyecto piloto para enfrentar los efectos del cambio climático

Publicado: 26-abr-2017

El proyecto está siendo desarrollado por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, en colaboración con el Ministerio del Medio Ambiente, y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) como institución ejecutora.

El 24 de abril, en la sede de FAO-Chile, se constituyó el Comité Directivo del proyecto Fortalecimiento de la Capacidad de Adaptación al Cambio Climático en Pesca y Acuicultura, financiado a través del Fondo para el Medioambiente Mundial (GEF).

El proyecto está siendo desarrollado por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, en colaboración con el Ministerio del Medio Ambiente, y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) como institución ejecutora y tiene por objeto reducir la vulnerabilidad y aumentar la capacidad de adaptación al cambio climático del sector pesquero y acuícola en Chile.

El proyecto considera la intervención en cuatro caletas vulnerables de diferentes zonas geográficas del país: Riquelme, en la Región de Tarapacá; Tongoy, en la Región de Coquimbo; Coliumo, en la Región del Biobío; y El Manzano, en la Región de Los Lagos. En ellas se realizará innovación e inversión tecnológica y proyectos de diversificación productiva, entre otras, como medidas de adaptación al cambio climático.

En esta primera reunión se definió la presidencia del Comité directivo, la que quedó a cargo del subsecretario de Pesca y Acuicultura, Pablo Berazaluce; la Dirección Nacional del proyecto también quedó en manos de esta institución, siendo designado el profesional Gustavo San Martín.

El proyecto tendrá una duración de tres años y medio y considera el fortalecimiento de las capacidades institucionales públicas y privadas para implementar mejoras en el sector que contribuyan a la adaptación al cambio climático; establecimiento de sistemas pesqueros y de acuicultura que ayuden a contrarrestar el problema; mejorar el conocimiento de las comunidades costeras en torno al tema; dar a conocer las lecciones y buenas prácticas aprendidas en el proyecto.

Se estima que la intervención directa en las caletas se iniciará en 2018.