Contenido principal

Noticias históricas

imagen foto_portada.jpg

Cultivo de ostras y choritos es la gran apuesta de emprededor de Llico

Publicado: 12-feb-2016

Enrique Salas, socio y fundador del Sindicato de Pescadores Artesanales de Llico, comenzó recolectando pelillo. Hoy posee una concesión de 4 hectáreas y produce cerca de 40 mil semillas de ostras.

En la caleta Llico, ubicada en el Golfo de Arauco, el fortalecimiento de la acuicultura de moluscos bivalvos y la aplicación de nuevas estrategias de comercialización para aumentar los ingresos a través de su vinculación con el turismo son la nueva hoja de ruta para algunos emprendedores locales. Dicha fórmula es la que utiliza con gran éxito Enrique Salas, pescador artesanal de la caleta, quien hoy se encuentra abocado a tiempo completo a la optimización de un ambicioso proyecto de cultivo de ostras japonesas y chorito.

Salas, socio y fundador del Sindicato de Pescadores Artesanales de Llico, posee una concesión de 4 hectáreas (la única entregada a un pescador en el Golfo de Arauco), la cual viene trabajando progresivamente desde el 2001 con el objetivo de proyectar una nueva vocación productiva para la caleta.

"Me inicié con el pelillo, pero luego comencé a trabajar con las ostras y el chorito. Hoy tenemos cerca de 40 mil semillas de ostras y para la temporada 2016 esperamos aumentar aún más la productividad, ya que vemos un gran potencial en este recurso", destacó.

Uno de los aspectos fundamentales para el desarrollo y mantención de este proyecto han sido algunos fondos recibidos desde el Estado, como por ejemplo los recursos obtenidos a través de líneas de financiamiento de Innova Biobío, que le permitieron instalar una balsa turística para degustación de mariscos, a 200 metros de la playa y en donde los visitantes pueden apreciar las labores del cultivo y probar los mariscos frescos en pleno mar.

El objetivo de todos estos esfuerzos apunta a la diversificación productiva de Llico y a potenciarlo como destino turístico a través de un producto estrella, como pueden ser las ostras y los choritos, los cuales alcanzan altos rendimientos debido a la calidad del agua y la productividad primaria en el Golfo.

imagen imagen_01.jpg

"Uno de los grandes problemas que tenemos en el sector es que los pescadores están acostumbrados a cosechar, yo creo que primero hay que sembrar y no al revés, por lo que la innovación y la diversificación resultan fundamentales", subrayó quien hoy ostenta además el cargo de alcalde de mar.

Para lograr aquello, ya se encuentran proyectando nuevas estrategias de difusión y turismo. "Nos interesa mucho vincularnos con instituciones como Sernatur y también con la empresa privada, ya que queremos, a partir de la temporada 2016 que comienza en octubre, poder generar una verdadera alternativa para los turistas y prepararnos bien para ese momento", apuntó Salas.