Contenido principal

Noticias históricas

imagen foto_portada.gif

Ventana extractiva de Ostión se extiende desde el 5 de febrero al 15 de marzo en Magallanes

Publicado: 05-feb-2016

Por otro lado, la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura ha renovado la veda extractiva para el recurso caracol trophon, por cinco años, por el mal estado en que se encuentran las poblaciones de este recurso hidrobiológico.

Punta Arenas. Tal como ha ocurrido en los últimos años, el ostión del sur y patagónico continúan en veda extractiva, esta vez hasta febrero de 2020, por el deterioro de las poblaciones en la región de Magallanes. Sin embargo, la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura suspende la vigencia de esta veda, a través de una ventana extractiva que se extiende desde el 5 de febrero hasta el 15 de marzo de 2016, solo para la región de Magallanes.

Durante estas fechas, los buzos mariscadores, inscritos en el Registro Pesquero Artesanal (RPA) con estos recursos, podrán capturar ostión del sur y patagónico, siempre que tomen en cuenta todas las medidas precautorias para cuidar el recurso. Solo pueden extraer ejemplares que cumplan con el requisito de medir al menos 7,5 cm de alto valvar, en el caso del ostión del sur y 5,5 cm cuando se trata del ostión patagónico.

Si hablamos de desembarques, en los últimos veinte años de la pesquería del recurso ostión en Magallanes, ha ocurrido lo siguiente. En 1998 se presenta un máximo histórico de 3.662 toneladas desembarcadas. Posteriormente, se detecta una notoria disminución, alcanzando 1.715 toneladas el año 1999. Mientras que el año 2000 fueron 209 toneladas, evidenciándose los primeros signos de sobreexplotación del recurso. El año 2013 el desembarque del ostión del sur fue de 847 toneladas, no registrándose información para el recurso ostión patagónico, según datos del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura.

Otro de los recursos emblemáticos de la región que no goza de buena salud es el caracol trophon, cuya veda extractiva fue renovada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, luego que los informes científicos indicaran que, a pesar del tiempo que ya ha estado en veda, las poblaciones de este recurso aún no se han recuperado. La veda extractiva se extendió por cinco años más, a partir del 3 de febrero de 2016.